3-0. ¿Quién dijo que el amarillo da mal fario?

14 marzo 2011 | Por | Categoria: General, Volley

VOLEY IBIZA

IBIZA | PABLO SIERRA DEL SOL

El Pachá Ibiza Voley parece dispuesto a lograr cualquier objetivo esta campaña por difícil que parezca. A este paso, los jugadores que entrena Toni Gino serían capaces de demostrar al más supersticioso que el color amarillo no es sinónimo de mala suerte.

A base de calidad y tesón, al cuadro vilero no le hacen falta patas de conejo en el bolsillo para seguir amasando victorias con olor a ascenso. Las buenas prestaciones del equipo ibicenco en Es Viver, donde sigue imbatido, invitan a pensar que sería capaz de ganar en su cancha, aunque le tocara jugar en un martes y trece y llegara al pabellón tras causar un estropicio en una cristalería.

Ayer, al Club Voleibol Oviedo le tocó representar el papel de víctima, la octava que enseña la bandera blanca en la isla. Lo hizo en tan solo tres sets, arrollado por una fuerza imparable llamada Club Voleibol Eivissa. Después del espectáculo visto hace dos semanas ante la Universidad de Granada, la resistencia asturiana supo a poco para los 250 aficionados que se reunieron en un pabellón que ya se queda pequeño.

Los ovetenses aparecieron en el ring en el primer parcial asustando con la altura de sus dos torres: Mendieta y Lamoreux, una pesadilla para el Pachá en el partido de ida. Los más de dos metros que acreditaban sus centrales parecían justificar a la perfección el término de carbayón, gentilicio oficioso de los naturales de Oviedo y que significa ´gran roble´ en bable.

Sin embargo, el centenario árbol asturiano solamente aguantó trece puntos. Tiempo suficiente para que los leñadores insulares serraran su tronco a base de concentración en el saque y potencia de salto en los bloqueos, donde sobresalió Nugget, hasta llegar al apabullante 25-16 final. El engranaje amarillo funcionaba a la perfección, con el bloque de siempre bien apoyado por Pau Llach, que volvió a ser requerido por Gino por segunda jornada consecutiva.

Dominio avasallador
Segundo set, misma historia. Si son importantes los centímetros en el voleibol, más aún es contar en nómina con el hombre más determinante de la categoría. Edmond Solanas sacó a relucir su arsenal y comandó a un Pachá que cerró un segundo acto que concluyó con idéntico marcador que el primero.

La emoción quedó para el final, donde la relajación se adueñó de los locales, que desaprovecharon varios puntos de partido para dar alas a los del Principado. Todo fue un susto y el encuentro se cerró con un 25-23 en el tercer set. Con doce triunfos en dieciséis jornadas, el Pachá tiene en su mano hacer historia.

Deje su comentario