La defensa se gana el aprobado

23 octubre 2012 | Por | Categoria: General, Volley
El bloqueo ibicenco gana enteros.  VICENT MARÍ

El bloqueo ibicenco gana enteros. VICENT MARÍ

La reaparición de Valentín Sollet y el acierto de Juan Guerrero en el bloqueo mejoran el juego del Ushuaïa Ibiza Voley

La plantilla del Ushuaïa Ibiza Voley comprobó en la primera jornada de Superliga que en esta categoría los rivales, además de ser más altos y contar con más músculo, piensan muchísimo más rápido que en las categorías inferiores. Cuando tú vas, ellos ya han vuelto y eso en la red se paga con pocos bloqueos exitosos y demasiados puntos en contra. Sobre todo si tienes en contra al Unicaja Almería. Después del suspenso ante los andaluces, la coraza ibicenca resistió mejor el envite de otro equipo del sur en la segunda jornada. El Cajasol Juvasa lo tuvo más complicado para hacerse la victoria ante el equipo amarillo en su cancha de Dos Hermanas (Sevilla). Buena culpa la tuvo Valentín Sollet, que se enfrentó a uno de los clubes con los que ha militado en Superliga en su reaparición con la camiseta del Club Voleibol Eivissa.

El punta-receptor cántabro es un caso digno de estudio. «Será la mala suerte, será el destino, ¿qué se yo? Otro gallo nos hubiera cantado si le hubiéramos tenido con nosotros durante la Superliga 2. Mi objetivo este año es poder contar con Valentín lo máximo posible, pero primero debe ponerse en forma del todo. Los compromisos laborales no le han dejado hacer la pretemporada. Es el precio que hay que pagar en un deporte que no te permite ser profesional», comenta Toni Gino en referencia a un jugador que llegó en el pasado mes de enero y que en estos diez meses no ha podido jugar ni diez partidos por diferentes motivos. A sus 28 años, a Sollet le ha dado tiempo a ser una promesa del voley playa; jugar en la élite en equipos como el Puerto Real y el Universidad de Málaga; dejar de lado un deporte que le apasiona pero que no le llenaba la nevera y dedicarse a la hostelería (es camarero en un restaurante de Vila durante la temporada), y a ganarse el cariño de la afición y de sus compañeros ibicencos pese a haber jugado con cuentagotas con la camiseta del C.V. Eivissa.

El pasado fin de semana, este santanderino que se ha pasado media vida golpeando a la pelota en las canchas andaluzas, escribió el último capítulo de un currículum deportivo que pide a gritos estabilidad. Entrando en la convocatoria a última hora por Mariano Esteban, Sollet se volvió a sentir voleibolista en Los Montecillos, el último pabellón en el que había jugado en Superliga, y su equipo se lo agradeció.

Vital para remontar
«Entró en el cuarto set y nos ayudó a remontar siete puntos de diferencia. Acabamos perdiendo 3-1, pero nos llevamos buenas sensaciones de Sevilla para el futuro. Valentín sabe muy bien cómo se defiende y eso se transmite al resto del equipo. Su experiencia va a ser clave», remacha Gino, que se congratula de la efectividad con la que bloquearon sus hombres ante el Cajasol.

Traducido en cifras, Juan Modesto Guerrero se situó como máximo bloqueador de la segunda jornada con sus cuatro rechaces. «Hay que tener en cuenta que los bloqueos que contabiliza la Federación Española son los que acaban en punto a nuestro a favor. Tocamos muchas pelotas en la red y eso hay que trabajarlo», reflexiona el técnico argentino. «El punto empieza en la recepción», dijo Sollet hace diez meses cuando aterrizó en la isla. Razón no le falta a un especialista en levantar pelotas a un palmo del suelo que sabe bien que la salvación en Superliga es un derecho que se tiene que defender.

Deje su comentario