Comunicado Fisiomedia Manacor sobre las declaraciones de Paulo José Pinto

13 febrero 2013 | Por | Categoria: comunicados, Futbol, Futbol Sala, General
Paulo José Pinto

Paulo José Pinto

Tras las declaraciones del jugador de ElPozo Murcia, Paulo José Pinto Junior “Paulinho” en EFE Murcia, el Fisiomedia Manacor quiere resaltar varios aspectos en referencia al litigio que mantiene con la entidad manacorina:

Hasta este momento, el Fisiomedia Manacor ha hecho caso omiso de las declaraciones del jugador a través de redes sociales y otros medios criticando y contando medias verdades sobre las desavenencias entre el club y el jugador. Vistas las acusaciones y declaraciones del jugador, el club quiere puntualizar lo que no dice el futbolista. En ningún caso ha sido intención de la entidad sacar a la luz pública un litigio privado con el jugador.

 

Para contextualizar la situación, queremos describir como se han venido sucediendo los acontecimientos. En la temporada 2009/10 Paulinho terminaba contrato con el Fisiomedia Manacor. El club intentó renovar al futbolista durante toda la temporada sin poder alcanzar ningún acuerdo porque Paulinho no aceptaba. El club quería mejorar sensiblemente sus condiciones y ampliarle el contrato pero en todo momento se encontró con la negativa del jugador que pedía una mejora del 30 por ciento de su contrato para quedarse en Mallorca, al mismo tiempo que el club sabía que estaba negociando con otros clubes españoles, algo que podía hacer desde el 1 de enero ya que finalizaba contrato. Así, se llegó a final de temporada dónde el jugador mantenía contactos con otros clubes y no había renovado su contrato. La mala suerte quiso que, en la fase de ascenso a Primera, Paulinho se rompiera la rodilla lo que implicaba pasar por el quirófano y estar más de medio año de baja. En aquel momento, la directiva de la entidad, para manifestar su confianza en el futbolista por todos los años que había estado y por su compromiso con el club, decidió renovarle unilateralmente el contrato durante dos temporadas aumentando su contrato con una mejora en sus condiciones económicas del 30 por ciento.

 

El futbolista fue operado en la clínica Palmaplanas (adjuntamos noticia en el email de la noticia publicada en la LNFS dónde se constata la renovación del futbolista justo antes de pasar por el quirófano) y posteriormente solicitó viajar a Brasil para poder llevar allí la recuperación. El club no era partidario de ello sabiendo que en este tipo de lesiones la recuperación es fundamental pero el futbolista se comprometió a llevar a cabo el trabajo necesario con un equipo de especialistas en Brasil porque contaba con un familiar en una situación delicada y quería estar junto a él una vez que no podía jugar y podía llevar a cabo la rehabilitación cerca de su familia. Ante las complicaciones familiares que vivía la familia de Paulinho por la enfermedad de su familiar directo, el club accedió que cumpliese la primera parte de la recuperación en su casa, unos dos meses de tiempo.

 

A la vuelta del futbolista, las cosas no fueron como se esperaba y tardó más de la cuenta en poder jugar con el equipo pero, en todo momento, el club le apoyó para que se recuperase al cien por cien de la lesión sabiendo la importancia de la misma para un jugador de su edad. A partir de aquel instante, comenzaron todos los problemas con el futbolista que entendemos no fue acorde a lo que el club le había dado, apoyado y permitido.

El problema económico nace hace más de un año y medio con los conocidos problemas que tuvieron todos los clubes deportivos de Baleares con las subvenciones públicas que dejaron de recibir en un momento dado cuando estaban presupuestadas por los equipos, lo que produjo un importante desajuste en los presupuestos. Así, el Fisiomedia Manacor, al que se le adeudaban 350.000 euros de diferentes organismos, se vio obligado a realizar un plan de pagos y buscar financiación para llevar a cabo sus compromisos con los jugadores con más retardo del esperado y deseado. Recordarán que la plantilla expuso públicamente su situación a la vez que reconocían que el club buscaba soluciones a un problema importante económico al que había que añadir las dificultades bancarias para conseguir un crédito. Así, el club consiguió que varias personas y entidades privadas apoyasen el proyecto y se comprometieron a colaborar para solucionar la deuda contraída con todos los futbolistas antes de finalizar la temporada por lo que el Fisiomedia Manacor llegó un acuerdo con los jugadores para pagarles antes de finalizar el mes de mayo.

 

Todos los jugadores salvo Paulinho comprendieron las dificultades del momento y esperaron a cobrar el 30 de mayo, algo que el club les había garantizado. El 30 de mayo, TODOS los jugadores del Fisiomedia Manacor cobraron lo que se les adeudaba quedando todos al día salvo Paulinho que un mes antes había decidido denunciar al club y, por tanto, eligió otro camino para cobrar sus emolumentos, algo que es legitimo. Paulinho denunció al club a la Federación Española solicitando el descenso administrativo de la entidad, lo que hubiese supuesto su desaparición. La RFEF dio la razón al Fisiomedia con la validez del contrato federativo y la prueba es que el club sigue en Primera División a día de hoy. Además, el futbolista también había denunciado a la entidad por la vía judicial, asunto que está todavía por resolver.

Cada persona está en su derecho de hacer lo que considere oportuno pero debe ser responsable con sus hechos. Paulinho eligió el camino de demandar a la entidad judicialmente por lo que su deuda queda pendiente de lo que diga y establezca la Justicia en su momento ya que es el camino que eligió el futbolista.

 

A todo esto habría que añadir que el club ha intentado alcanzar un acuerdo con el futbolista en cinco ocasiones durante todo este tiempo siendo imposible el mismo. En algunos casos se cerró un acuerdo en primera instancia, aceptado por el jugador, pero posteriormente se desdecía y renunciaba alcanzar cualquier acuerdo para cobrar su deuda de forma escalonada buscando un acuerdo preferencial para cobrar su deuda.

 

Paulinho terminó contrato el 30 de junio y quedó libre. Tal y como reza su contrato, tuvo que dejar la vivienda del club en la que ha vivido durante todo este tiempo cuyos gastos son costeados íntegramente por la entidad durante su pertenencia al club. Una vez que el futbolista había denunciado al club y había terminado su vinculación con la entidad, quedando pendiente para resolver su contrato lo que establezca la Justicia en su momento, el jugador tuvo que dejar el piso ya que había finalizado su contrato y, cómo es lógico, una vez que decidió reclamar judicialmente todo lo que le toca por contrato, el club decidió remitirse a todo lo que reza su contrato visto el comportamiento del futbolista.

 

En base a todo lo explicado, no se quería realizar homenaje alguno a un jugador que no quiso comprender los problemas económicos de la entidad como sí hizo el resto de sus compañeros, solicitó el descenso administrativo del club y demando judicialmente a la entidad. Ante la negativa de la entidad, dos colaboradores del club y una serie de aficionados tomaron la iniciativa de hacer un pequeño reconocimiento al jugador aprovechando el partido ante ElPozo Murcia. Fue obra de una serie de personas que se hicieron cargo de todo para hacer un reconocimiento al jugador porque entendían que merecía recibir el aplauso de los aficionados por los muchos años que defendió la camiseta del Fisiomedia. Se le quiso dedicar una ovación que deportivamente merecía y que al nacer la idea de un grupo de colaboradores y aficionados se hizo como ellos quisieron.

 

Remarcar que estas situaciones no agradan para nada pero nos hemos visto obligados a describir los hechos para dejar las cosas claras. El jugador decidió mantener un litigio legal en el que defiende sus intereses y el club los suyos. Si el jugador ha decidido defender sus intereses por otras vías, que es legítimo, debe ser en dichas vías judiciales dónde se resuelvan estos casos.

 





          

Deje su comentario