La Selección de Fútbol Sala ya está en los Octavos del Mundial (2-4) con un Gol de Miguelin

16 septiembre 2016 | Por | Categoria: Futbol, Futbol Sala, General
Celebracion

Celebracion

España se ha visto obligada a remontar para imponerse a Azerbaiyán en su segundo encuentro en Medellín

Nadie dijo que fuese a ser fácil y menos los integrantes de la Selección sabedores del juego pegajoso azerí, muy incómodo para España y que ha hecho sudar la clasificación para Octavos de Final de los de José Venancio López.

Con dos cambios en su cinco inicial -Juanjo por Senado en la portería y Álex por Raúl Campos en el pívot-, la Selección se veía obligada a remontar un primer latigazo del omnipresente Vassoura a los tres minutos con una Azerbaiyán muy combativa de inicio.

El futbolista brasileño nacionalizado azerí, uno de los seis con los que juegan los caucásicos, venía de marcar tres goles en la primera jornada y volvía a repetir tripleta durante la primera parte del encuentro frente a España, sólo que esta vez con dos tantos en su propia portería.

Vassoura hacía tres goles en la primera parte, dos de ellos en propia puerta

El primero a los cinco minutos al desviar un saque de esquina botado por el cordobés Bebe y el segundo de ellos a seis para el descanso después de una buena acción de Álex.

España se iba recomponiendo a medida que transcurría el primer acto, pero también hubo de apoyarse en las paradas de Juanjo y toparse Aicardo con dos manos providenciales del guardameta Rovshan Huseynli.

En la reanudación la tónica continuaba inalterable, aunque el paso de los minutos comenzaba a sentirse en el veterano equipo caucásico, que además sufría de nuevo la estrategia española.

A los siete minutos de la segunda parte una jugada de laboratorio permitía una buena volea de Bebe que Fernandao, en su debut en el presente Mundial, aprovechaba en boca de gol para poner tierra de por medio en el electrónico de Medellín.

Desde ahí hasta el final la Selección controlaba el partido ante un rival cada vez más cansado y con más espacios atrás aprovechados como ante Irán por la derecha inapelable de Miguelín, quien cerraba el marcador a cuatro minutos de la conclusión.

El portero-jugador empleado por los caucásicos servía para que Bolinha acortase distancias casi al final, sin alterar lo importante: España sigue su camino sólido en el Mundial superando con solvencia la fase de grupos y apuntando ilusionada a unas eliminatorias donde el sueño de la tercera estrella de campeón aguarda al final de un largo camino.

 

rfef.es/

Deje su comentario