Rafa Nadal baja a la tierra al prometedor Zverev

20 abril 2017 | Por | Categoria: -Portada, General, Tenis
Rafa Nadal

Rafa Nadal

El alemán no dispuso de una sola opción de ‘break’ en el partido

Rafael Nadal, tras sufrir ayer en su estreno en el Masters 1.000 de Montecarlo ante Kyle Edmund, se reclamaba más para derrotar al prometedor Alexander Zverev, 20 del circuito ATP, y pasar así a los cuartos del torneo, ronda en la que no falla desde su primer título en 2005.

Nadal se aplicó en ello y avanzó con suficiencia en el cuadro con un tanteo de 6-1 y 6-1, en 1 hora y 8 minutos. Zverev no le tenía miedo a Nadal, en sus dos precedentes había estado a punto de ganar, y lo demostró en el sorteo. Ganó el cara o cruz y eligió restar cuando lo normal es que hubiese preferido poner en juego la pelota, una de sus mejores armas. Esa presión inicial del rival la notó el español, que empezó con una doble falta por primera vez en sus 1.006 partidos como profesional de la raqueta.

El campeón de 14 grandes sabía que no podía perder tanta pista como ante Edmund si quería pasar a los cuartos por decimotercera ocasión consecutiva. Su rival, el día de su 20º aniversario, le pegaba más duro a la bola, no en vano tenía más juventud y más palanca gracias a sus 1,98 metros. Lo que pasa es que delante estaba el vigente campeón del torneo y nueve veces coronado en el Principado.

El polvo de ladrillo, a diferencia de la superficie dura o la hierba, le da tiempo a construir las jugadas y utilizar la táctica, algo que tanto reclama que se está perdiendo Toni Nadal ante la avalancha de pegadores. En el cuarto juego, Nadal dispuso de la primera pelota de ‘break’ ante un Zverev que arriesgaba mucho y fallaba más. En un visto y no visto, el balear dominaba por 6-1. Los dos protagonistas habían entrenado juntos el pasado viernes y se sabían los puntos débiles.

Rafa los supo explotar mejor. En el sexto juego llegó la primera amonestación del año para él en cancha lenta al retrasar en exceso su servicio. La señalizó el sueco Mohamed Lahyani. También le cantó el juez de linea una falta de pie, otro hecho sin precedentes y a lo que estaba más acostumbrado Carlos Moyá, nuevo entrenador del rey de la tierra.

A la conclusión de la manga inicial los dos contendientes se fueron a los vestuarios para refrescar las ideas. En el banquillo del manacorí estaba su amigo Marc López, flamante cuartofinalista en la modalidad del dobles al lado de Feli López. Les esperan mañana Kubot y Melo, cuartos favoritos.

SEGUIR LEYENDO

Deje su comentario