ESTHER BRIZ, SE PLOCAMA CAMPEONA DEL MUNDO DE REMO

10 septiembre 2017 | Por | Categoria: -Destacados, General, Nautica, Otros Deportes
Esther Briz muestra la medalla de oro que consiguió en Lituania a su llegada a Zaragoza, anoche. - Jaime Galindo

Esther Briz muestra la medalla de oro que consiguió en Lituania a su llegada a Zaragoza, anoche. – Jaime Galindo

El nombre de Esther Briz Zamorano se ha hecho un pequeño hueco en la historia del deporte español. La palista del Centro Natación Helios volvió de Trakai (Lituania) con la primera medalla de oro que logra una deportista española en un mundial júnior femenino, imponiéndose en la final del scull individual a la sudafricana Megan Hancock y a la francesa Margaux Bailleul. La zaragozana triunfó de la misma forma que germinan las grandes gestas deportivas, desde la sorpresa. «No lo esperaba para nada», explicó Esther tras certificar ese oro que la acredita como campeona del mundo júnior.

Os traemos el momento en que Esther Briz ha recibido  la medalla de oro en el Mundial de Remo, porque estamos seguras que no vamos a poder verlo en los telediarios del día. Compartelo para que se sepa quien es esta joven campeona, de un deporte con escasa participación femenina como es el remo.

 

Había sido su sueño durante toda esta temporada. «Cuando comencé, no estaba convencida en conseguirlo, pero conforme pasaban las regatas me iba creyendo dónde estaba. Era por lo que había luchado», aseveró la remera. Para alcanzar tal proeza Esther Briz tuvo que vaciarse sobre el bote, gastar hasta el último ápice de su fuerza, «no pude haber dado una palada más», relató. Semejante intensidad le pasó factura ya que necesitó ayuda para caminar al terminar la prueba. «Estaba sonando el himno y apenas veía. Tuve mareos en el podio y me encontraba mal. Cuando salí y vi a mi familia ya comencé a disfrutar más del momento».

Los 2.000 metros de la prueba fueron recorridos con brío y garra, una faceta luchadora que proviene de ejercitar con maestría el apartado mental. «Hay que saber entrenar el cuerpo, pero la cabeza es la herramienta principal para solventar los momentos de mayor exigencia», explicó Esther Briz.

Esther Briz

Esther Briz

La prueba júnior enfrentó a palistas que superaban en un año la edad de la aragonesa, siendo esto un aspecto que da aún mayor valía al oro logrado en Lituania. En el remo, el físico tiene suma importancia, pero es el apartado técnico el más diferencial entre los deportistas. «Lo que vale es cómo mueves el agua, si no sabes remar bien y aplicas solo tu fuerza no tendrás resultados. Hay que saber aprovechar la energía», explicó. Al terminar la prueba, Esther abrazó con desahogo y alivio a sus padres José Luis e Inmaculada y a su hermano Pablo, el artífice de que la actual campeona del mundo abandonara la natación para engancharse al remo. «Mi familia ha sido esencial, si no hubiera tenido su apoyo ni el de mis amigos, compañeros y gente del Helios no hubiera podido ser posible», relató orgullosa.

Un sueño que se hizo realidad, aquellos entrenamientos con la quimera de alzarse con el metal dorado se acabaron materializando bajo la premisa del esfuerzo y la perseverancia. Con la misma humildad, Esther Briz afrontará las Olimpiadas de la Juventud 2018 que tendrán lugar en Buenos Aires, su cita más cercana. Una chica de altas capacidades académicas, amante de la lectura y la cocina, que ya fija un nuevo objetivo en su horizonte. Por el momento, las Olimpiadas de Tokyo 2020 son únicamente una fantasía, pero Esther Briz ya ha demostrado que los sueños, si se persiguen, pueden cumplirse.

 

 

 

elperiodicodearagon.

 

Deje su comentario