LA POLÉMICA DE LA JORNADA

12 septiembre 2017 | Por | Categoria: -Portada, Futbol, General, Quien es Quien
Ángel Andrés Jiménez Bonillo

                                                       Ángel Andrés Jiménez Bonillo

Cada jornada hay numerosas jugadas que encienden los ánimos del mundo futbolero. Bueno, de los que piensan que su equipo ha sido perjudicado, pues nunca hay quejas cuando uno es beneficiado.

No suele servir para consolarse el análisis frío de las cosas, quizás porque en el fútbol, por desgracia, se le deja a la razón poco protagonismo. Esta nos dice que nadie se equivoca queriendo, y, si aceptamos los errores propios como normales, los del árbitro también deberíamos aceptarlos. Dentro de esto de la polémica, sin duda unos actores principales son los tertulianos de ciertos programas de televisión. Entiendo y acepto que se comenten las jugadas más decisivas y controvertidas, pero no me parece apropiado que se queden simplemente en decir si ha sido penalti o si el balón ha entrado o no. Yo creo que deberían aportarse otras informaciones, como por ejemplo por qué el árbitro ha podido no ver bien la jugada, condenar al jugador si ha sido culpable de conducta antideportiva por engaño (del que, además, suele sentirse orgulloso) o alabar los aciertos arbitrales (algunos de ellos no suelen comentarse).

Por otro lado, también estaría bien que los árbitros pudieran dar sus explicaciones. Creo que eso podría ayudar a que los aficionados reflexionasen. Una vez, arbitrando un partido de chavales, dejé de sancionar lo que probablemente fue un penalti claro. Yo estaba bien situado, pero justo en el momento en que el delantero regateó al portero, un insecto decidió acercarse a uno de mis ojos. El instinto hizo que yo cerrara ambos inmediatamente, por lo que me perdí la parte decisiva de la jugada. Evidentemente, no pité nada. Las protestas me llovieron desde las gradas, pero dudo que ninguno de los aficionados se plantease qué pudo ocurrirme. En este sentido, yo, después de arbitrar en mi vida tantos partidos, sí que me planteo muchas cosas, además de saber lo difícil que es arbitrar. Me encantaría que en los análisis de la polémica se fuese más allá de si ha habido acierto o error; análisis más empáticos, profundos, constructivos y éticos. Más humanos, en definitiva.

Deje su comentario