De menos a más

3 diciembre 2018 | Por | Categoria: Futbol, General

.

.

El estreno de la Liga Regional en Ses Canaletes no fue como se esperaba, el estreno del técnico Jose Luis Bahamonde no trajo consigo el de “a entrenador nuevo, victoria segura” y los locales cayeron ante el CD Migjorn (1-2) donde el acierto en los primeros minutos de los de Santi Orasio condicionó el resto del partido.

Con un equipo plagado de bajas, hasta 10 jugadores estuvieron ausentes del encuentro, el técnico lucieran tuvo que tirar del equipo juvenil, dando entrada a Pablo Rodríguez en el once titular y la convocatoria de Toni Tuduri que comenzó el encuentro en el banco.

Justo comenzar el partido, el intercambio de golpes no era buen presagio para los locales que aguantaron hasta el cuarto de hora sin ver perforada su portería. Un error en la salida del meta Oscar, dejó el 0-1 en bandeja a Juanfran (15 ‘). Nuestros sin tiempo para acusar el golpe vieron como una pelota a la espalda de la defensa lluissera ponía el 0-2 (16 ‘, Juanfran de nuevo). A partir de este momento el encuentro tomó otro rumbo, pudo sentenciar el equipo visitante pero dos grandes intervenciones de Oscar lo evitaron. Nuestros iban mejorando sus prestaciones con todo perdido, antes del descanso, Peñato conseguía recortar distancias (1-2, 37 ‘) y meter a los de Ses Canaletes en el partido.

El paso por la caseta llevó consigo a un mejorado San Luis que tomar las riendas del partido y comenzó a llegar con más peligro a la meta de Sastre. El meta mediodía tuvo que emplearse a fondo en un disparo lejano de Stan que consiguió enviar a saque de esquina. Lo intentó también Zurbano sin éxito pero los de Bahamonde estaban metidos al 100%. Cuando el electrónico marcaba el minuto 72 todo se detuvo, una mala caída del visitante Toni Salas detuvo el partido por espacio de 45 minutos, tiempo que tardó la ambulancia a personarse en Ses Canaletes para atender al jugador mediodía que fue trasladado a un centro hospitalario para ser atendido.

El paro perjudicó a los blues, que tenían sólo 17 minutos para dar la vuelta al marcador o al menos igualar el encuentro. Los de Orasio hacían lo que podían para detener el asedio local y una jugada reclamada como penalti por los azules fue la última ocasión de un partido donde nuestros fueron de menos a más quedando su esfuerzo a la acera.

Deje su comentario