El futuro del Eivissa se juega en el banco y en la AFE

3 agosto 2009 | Por Webmaster | Categoria: 3ª División, Fútbol
.

Lunes, 3 de agosto. Es el día. No cabe más dilación. En las primeras horas de la mañana quedará patente si el Eivissa cumple con sus compromisos económicos contraidos con la AFE y hace efectiva la deuda contraída y juega en Tercera División.
Si la AFE no da el visto bueno a la documentación económica remitida por el club el pasado viernes y la transferencia correspondiente no es efectiva, el futuro del club no será en Tercera División.
Si cuando los acreedores hagan cola en el banco (cheques emitidos por Sa Nostra), el funcionario de turno deniega el pago y las denuncias ante la AFE no se retiran, los records del esperpento tendrían una nueva plusmarca difícil de igualar y el club que hace un año anunciaba pomposamente en rueda de prensa tener un plan para estar en cinco años en Primera División, habrá conseguido en doce meses retroceder dos categorías en ese intento de alcanzar la nobleza del fútbol nacional.
En el entramado general de la deuda del Eivissa, 367.381€ denunciados ante la AFE, hay que hacer una importante disección. Según los testimonios de varios ex jugadores ya de la entidad consultados por FPI, han manifestado que el Eivissa, a través de uno de sus dirigentes ha intentado que los denunciantesjugadores que no habían cobrado retiraran sus denuncias ante la AFE. El emisario deportivista ha pedido, ha solicitado, ha aconsejado, ha coaccionado, ha prometido pagar las deudas en los meses venideros y ha empleado todos los “ha” del diccionario. En algunos casos, los menos, ha logrado su objetivo. En el mayoritario no. La razón es tan reciente como sencilla. La última promesa de pago, por escrito y en forma de cheque, tenía fecha de 25 de julio. Llegada esa fecha, la falta de fondos impedía pago alguno. Del pagaré emitido para el 25 de agosto, sin comentarios. Los documentos bancarios, en ambos casos, llevaban la firma de Antonio Stina y Andoni Valencia.

Para los frágiles de memoria. En las paredes de los vestuarios de Can Misses resuena el eco de las palabras del presidente Pedro Ortega pronunciadas el jueves 15 de enero ante la plantilla del equipo del club. “A partir de ahora se cobrarán las mensualidades del 1 al 8 de cada mes como ocurre con los trabajadores de mi empresa”. No fue capaz de cumplir ni la primera de las mensualidades. Con estos antecedentes y la formalidad en el cumplimiento de la palabra empeñada, Ortega y Stina, que carecen de vergüenza torera para hablar con los jugadores con el mismo aplomo y verbo que emplean para criticarles cuando juegan mal en el caso del presidente, o exigen profesionalidad, saber estar y saber vestir en las ruedas de prensa, Stina, envían a otro directivo a comerse el sapo de negociar/pedir/tantear/sondear a los jugadores para que retiren la denuncia.
El Eivissa de los últimos años no tiene como norma la transparencia, ni en sus palabras ni en sus hechos, ha perdido la credibilidad y ha enterrado el carisma social. Deficiente presente y dudoso futuro con y sin inversores italianos, cuya identidad no se desvela ni revela y ese oscurantismo no viene sino a fomentar la sospecha razonable de estar todo recubierto de una turbia cortina.
El asunto económico del lunes, deuda con la AFE, es de resolución inmediata. No es la única deuda. El club debe pagarle a Rubi 75.000€(por sentencia judicial), a Toni Lima 18.000€ (reconocido por el club) y a la Federación 96.000€. Esto por citar las deudas de calado. Calificables de menores, por su cuantía que no importancia, a la plantilla del equipo filial de la pasada temporada se le adeuda nueve mensualidades, a los empleados del club se les debe una cantidad importante, la tienda de merchandising del club es un recuerdo impagado, Som Dotze ha pasado a la historia y por deber se adeuda dinero al encargado de la botiga del Eivissa y al diseñador de la web del club. Esto es lo que guarda la memoria. Cuando los italianos levanten las alfombras, si no lo han hecho ya, tal vez haya que abrir nuevos capítulos.
Da igual, ni socios ni aficionados saben ni sabrán nada por boca del club que luego les pide apoyo, apoyo y dinero porque del oscurantismo y de la inexactitud sistemática se pasa a la omertá general. Los vientos del sur de Italia tienen estas brisas.

Juanjo Fernández de Oviedo

Informa: Deporte Balear  fuente:   futbol balear