Carta del presidente de la Federación Balear de Motociclismo

19 junio 2012 | Por Editor | Categoria: Motociclismo, Motor, Otros Deportes
José Yuste Pérez.

Estimado colectivo del motociclismo balear,

Escribo estas líneas como presidente de la Federació Balear de Motociclisme y representante del motociclismo deportivo de Baleares, para poner en conocimiento general la difícil situación por la que atraviesa el deporte del motociclismo en las Illes Balears y la falta de sensibilidad institucional que viene sufriendo nuestro deporte.

El motociclismo federado en las Baleares ha cumplido ya sus 25 años de existencia, siendo un deporte conocido, practicado y seguido por muchas personas en todo el territorio balear. Desde sus inicios y día tras día ha sido un deporte en expansión en todo el territorio y un gran vivero de la práctica deportiva y de una interminable lista de grandes deportistas en todas las modalidades de este deporte, en especial en la última década. Siendo conocedores de las necesidades para enriquecer este deporte, se ha basado su crecimiento en la práctica del deporte base, obteniendo resultados más que satisfactorios.

Pero este crecimiento integral de la práctica del motociclismo, desde hace un tiempo está atravesando la peor situación de su historia, encontrándose en estos momentos en limites indeseables, pues todo parece estar en contra de nuestro deporte en todas las modalidades, como si de una persecución se tratara.

El trabajo que estamos realizando desde la federación para dotar a nuestro deporte de las infraestructuras necesarias ha sido, es y será incansable, pero la multitud de promesas e insensibilidad de las instituciones para este deporte es bien patente. No hablamos de capítulos de dificultades económicas, ni de recortes de subvenciones en un momento en el que todos debemos padecer y adaptarnos, si no más bien de gestión, confianza, comprensión y colaboración, una ayuda que a pesar del tiempo pasado sigue sin llegar.

Si hablamos de la modalidad de velocidad, los recortes a federaciones deportivas se han convertido , en el caso del motociclismo, a la total supresión, invalidando así la posibilidad de que los clubes deportivos que tanto hacen, no puedan organizar ninguna competición en la única instalación para la práctica de este deporte, cortando de raíz la progresión de muchos practicantes y amantes del motociclismo. Años atrás los aficionados, clubes y federación contaban con un convenio institucional para poder entrenar y celebrar competiciones en la única instalación de velocidad que existe en Baleares, el Circuito RennArena, y que al ser privada requería de este convenio para la práctica de la especialidad de Velocidad. Al no firmarse este convenio, esta especialidad, que tantos éxitos ha dado a nuestra comunidad, ha visto como se ha tenido que suspender el campeonato de Baleares de velocidad en las máximas categorías. Esta modalidad es la que mas alegrías y celebraciones de títulos mundiales, europeos y nacionales a dado a nuestra comunidad, y en cada de ellas, los máximos dirigentes de nuestra comunidad se han desecho en halagos, prometiendo su apoyo incondicional, para a continuación, olvidarse de todas las promesas realizadas.

Para los amantes del motocross o el off-road,  no es nada esperanzador el presente. Hasta ahora hemos vivido momentos duros viendo como van cerrando circuitos de esta modalidad, algunos de ellos con décadas de historia. Esta impotencia e indignación no es la que se merecen los aficionados y amantes de las motos, un deporte poco comprendido institucionalmente pues hemos visto recientemente actuaciones de ayuntamientos que han provocado el cierre de circuitos tan emblemáticos como el Fora Vila de Muro, el de Binifarda de Sant Joan, o recientemente, el de Sa Coma en Ibiza por no remontarse a mucho mas atrás,  y ni que decir tiene de la negativa de nuevos emprendedores que solo por amar el motociclismo serian capaces de montar nuevas infraestructuras como podría ser el proyecto de Petra, pero las duras leyes y la poca flexibilidad y apoyo prestado a este deporte provocan que vaya cayendo en saco roto.

Las infraestructuras de motocross ya están hechas, no es cuestión de gasto para realizarlas, es simplemente ayuda y voluntad política para que puedan ser utilizadas por nuestros deportistas, después de la dilatada experiencia en todo el territorio nacional recorriendo circuitos, no es posible encontrar un territorio como el nuestro, donde priman otras cosas ante la ayuda a este deporte consiguiendo que estas infraestructuras que disponemos  puedan ser autorizadas a su uso.

Así, las políticas son poco favorables para ejercer el derecho constitucional de practicar el deporte que al ciudadano le gusta, con sus regulaciones por supuesto, pero jamás con una absoluta prohibición generalizada, Es el caso del trial y del enduro, más de lo mismo, nuestros deportistas son tratados por parte de los agentes forestales como delincuentes, siendo perseguidos por practicar un deporte legal y reconocido por todos los organismos deportivos nacionales. En las últimas gestiones con los responsables de Medio Ambiente, salió el compromiso firme de estudiar la situación para trabajar en conjunto en una solución favorable a los deportistas, con semejanza a otras comunidades como Catalunya, así como un catalogo de posibles áreas, para ello tenemos todo el apoyo de la Real Federación Española de Motociclismo, que nos ha ofrecido todos los estudios efectuados hasta dia de hoy que demuestran claramente que el motociclismo no es tan agresivo como se le acusa y que perfectamente puede practicarse en el medio natural, una demostración basada en completos estudios científicos.

Mucho queda por realizar en políticas de infraestructuras para el motociclismo y el desarrollo de leyes que favorezcan el beneficio social del deporte y la igualdad entre ellos, pues no debemos olvidar que muchos de ellos si están bien dotados y favorecidos. Para ello es muy importante el desarrollo de la ley del deporte en materia de infraestructuras y la práctica deportiva en el medio natural, que pueda ofrecer unas garantías de pistas a nuestro deporte.

Desde está federación y junto a las instituciones hemos elaborado planes de austeridad para sacar la máxima rentabilidad a favor del motociclismo deportivo, como por ejemplo en las ayudas inter-islas de nuestros pilotos, pero como respuesta nos hemos encontrado con un gran aumento de la burocracia para su tramitación y a unos largos plazos de pago de estas subvenciones, que han motivado un descenso significativo de participantes en las competiciones de nuestros campeonatos.

Tampoco podemos obviar el retraso de pagos que tiene la federación pendiente de las instituciones, que ha provocado recurrir a préstamos para poder seguir funcionando con normalidad, con el aumento de costes que esto nos ha ocasionado.

Después de muchos meses viendo esta degradación y cierre de circuitos históricos como el de Sant Joan o el de Fora Vila de Muro, entre otros, la “gota” que ha colmado el “vaso” ha sido el cierre del circuito de Sa Coma, en Ibiza, alegando riesgo de incendio. Con este último acto, que se podía haber evitado con un poco de previsión, se ha demostrado la absoluta falta de sensibilidad que tienen las instituciones con nuestro deporte y nuestros deportistas, que nos hace sentir totalmente indefensos y desprotegidos.

Tras innumerables reuniones con los responsables políticos, del anterior y del actual gobierno, sólo hemos conseguido promesas que nunca se han cumplido, demostrando el poco interés que suscita nuestro deporte, con la única excepción de las celebraciones de los títulos de nuestros mejores pilotos.

La FBM se ha mostrado estar dispuesta a colaborar con las instituciones para regular la práctica del motociclismo, pero tras estos últimos acontecimientos, seguirá en su empeño de conseguir que nuestro deporte y nuestros deportistas puedan seguir practicando cualquiera de las especialidades del motociclismo, utilizando los medios necesarios para seguir reclamando nuestros derechos constitucionales, como los de cualquier otro deportista o deporte.

Un saludo.

José Yuste Pérez.

Presidente de la Federació Balear de Motociclisme