“Equos Ínsula” , que quiere decir , caballos de la Isla, en Latín.

14 diciembre 2020 | Por Editor | Categoria: Otros Deportes, Trote

En primer lugar, quisiéramos desde esta redacción de Deportebalear.com , saludar a todos los aficionados, ganaderos, profesionales, veterinarios y un sinfín de personas relacionadas con el mundo del caballo en Mallorca, para comenzar con este primer pequeño reportaje, de muchos que os queremos hacer llegar a todos vosotros para que, entre todos podamos conocer más ampliamente el inmenso abanico que aglutina la gran cabaña equina de Mallorca.

Esta sección, la hemos titulado como  “Equos Ínsula” , que quiere decir , caballos de la Isla, en Latín.

En este primer reportaje, hemos visitado a un gran aficionado y humilde pequeño ganadero, que nos cuente como con tesón, con mucha ilusión y trabajo, consiguió lo que para él era su sueño desde muy joven.

ISAAC RADO SANCHEZ, oriundo de Ses Salines, amigo y conocido en toda la localidad por su carácter afable, empezó de muy joven a visitar, como muchos, el rancho de la colonia de sant Jordi, por la atracción que  influían en el los caballos.

Pero no fue hasta acabar el servicio militar, y con un trabajo estable, cuando pudo adquirir la que sería su primera montura; una yegua trotona, que compró a un tratante en Manacor , y con la que empezó su arraigada afición. Al poco tiempo, adquiere a Joan Figuerola  ( D.E.P), otro caballo con el nombre de “Sineu”, con el que ya visitaba en múltiples excursiones el rancho de la colonia, en el cual era lugar asiduo de encuentros de los pocos caballistas locales.

Fue ya con otra adquisición de un semental del estado retirado, un P.r. árabe llamado “Gavioto”, el que le despierta el gusanillo por la cría de caballos, no pudiendo comenzar su pequeño proyecto, por el fallecimiento al poco tiempo de este semental.

 Decide entonces, y a través de otro caballista local amigo suyo, ir a comprar el que sería hasta hace poco, el semental estandarte de su humilde sueño como ganadero. Un potro Pura Raza Española, que adquiere en la ganadería de D. Pedro Salas, pionero de la crianza del caballo español en Baleares, y que escoge de entre varios potros añejos que en aquel momento estaban disponibles.

BARDO S era el nombre de este avispado potro, por el cual hace 29 años ya pagó 700.000 pesetas, un dinero, que a base de. mucho trabajo y esfuerzo logró reunir para su adquisición, y con el que ha vivido 25 años en su casa.

Un caballo hijo de Revoltoso V de pura estirpe cartujana, que era lo que siempre había buscado, tenía en aquel entonces una joya en su casa en forma de un majestuoso y estimado caballo, que pasó de ser un animal, a ser un compañero fiel a lo largo de su vida.

Aquellos años, el domar un caballo para un aficionado, era por primeras, la montura vaquera, bocado pavonado y mosquero, que era lo que ya vestía a un caballo español, con sus inconfundibles movimientos acampanados, cuello y crines prominentes, el cual al pasear por el centro del pueblo era imposible no quedar impresionado al verlo pasar con aquel movimiento elegante y acompasado al compás del sonido del golpe de sus herraduras sobre el asfalto.

Al tiempo, y después de cubrir algunas yeguas de particulares, encuentra por decirlo en el lenguaje del ganadero a su “yegua”. Una yegua del hierro del bocado, cartujana pura, bisnieta de “Descarado II” aquel famoso caballo del anuncio de Terry, y de nombre “Descarada LVI”, con la que comienza a criar su línea cartujana, con la que siempre había soñado.

Los tres primeros productos que nacieron en su ganadería ubicada en “Cami de na Frara”, fueron dos potras y un potro; Menta, Valegro y Lluna, auténticas copias todos ellos, y que han sido siempre los preferidos de la casa.

A día de hoy, Bardo y Descarada, ya fallecidos, descansan uno junto al otro en el terreno de Na Frara, allí donde vivieron tantos años.

A posteriori, con. la llegada de una potra negra de la yeguada de la escalera, y otra de  la yeguada Paco Martí, empieza a cubrir con un semental cartujano de la ganadería de Toni Barceló, y debido al genotipo de las yeguas, comienzan a nacer los primeros bayos, cremellos y negros, potros actuales de los que Isaac se siente muy orgulloso de verlos crecer saludables y de un carácter excepcional , caballos polivalentes tanto para el deporte como el ocio por su facilidad en el aprendizaje y manejo. He aquí, un testimonio de un humilde ganadero que empezó con mucha ilusión a llevar dentro de sus posibilidades, el poder llevar a cabo su sueño a través de su afición y amor al caballo.

 

 

 

Comentarios cerrados