El Urbia U Energia, a Soria ante la incertidumbre de cómo rendirán sus jugadores

15 diciembre 2020 | Por Editor | Categoria: Volley

El Urbia U Energia posa en el aeropuerto antes de viajar a Soria

Los hombres de Marcos Dreyer arrancan la maratón de tres partidos en cinco días contra el Río Duero Soria en el partido aplazado correspondiente a la duodécima jornada. El Urbia U Energia encara el encuentro tras dos semanas en las que el equipo ha estado confinado diez días por cuatro positivos en la plantilla. Entre ellos se encontraban Juanmi, Gaby y Dani Ruiz, que ya se incorporaron a los entrenos, aunque aislados del resto y no será hasta el mismo día del partido cuando vuelvan a ejercitarse con sus compañeros.

El Urbia U Energia Voley Palma vuelve a la competición después de casi dos semanas parado por los casos positivos de Covid-19 que hubo en la plantilla. El equipo se vio obligado a confinarse y frenar una dinámica en la que habían conseguido dos victorias de mérito por 3-2, la última de ellas ante Unicaja Costa de Almería, rival directo para los objetivos del club. El rendimiento mostrado en el último encuentro parecía estar al nivel esperado de los jugadores y el mostrado a principio de temporada, cuando los de Dreyer parecían imparables. Justo en ese momento llegó el positivo de Abel Bernal, al que lo siguieron Juanmi González, Gaby Del Carmen y Dani Ruiz dentro de la plantilla y Andrés en el cuerpo técnico. Ahora, el equipo se ve en la tesitura de jugar después de que los que dieron negativo hayan entrenado menos de una semana y que, de los que dieron positivo, se hayan incorporado Juanmi, Gaby y Dani, pero aislados del grupo ya que se decidió no correr ningún riesgo y que entrenasen por separado. En los entrenamientos de estos últimos días se han adoptado medidas para evitar el posible contagio, entre las que destacan el uso de mascarilla y la separación por grupos diferenciados. Los tres nuevos negativos se incorporaron al trabajo el lunes y se entrenaron aislados del resto de jugadores, así como también lo hicieron el martes. De hecho, hasta el mismo día del partido no se ejercitarán con los que no han pasado el virus, circunstancia que condiciona directamente a la preparación del encuentro. Abel Bernal también viaja con la expedición, aunque sin haber entrenado ningún día desde que dio positivo por coronavirus.

El Río Duero Soria espera a los baleares en el pabellón de Los Pajaritos después de perder los cuatro últimos partidos disputados, pero con ganas de encarar el partido, ya que se sitúa a solo un punto de clasificarse para la Copa del Rey.  Para los de Dreyer el choque resulta importante para ver cómo responden los jugadores después de este parón, para ver si la química en pista sigue vigente a pesar de este tiempo sin entrenar juntos y para ver la resistencia física de cara a los próximos dos partidos, ya que a penas van a tener tiempo para descansar y recuperarse. Actualmente, el Urbia U Energia ocupa la cuarta plaza con veinticuatro puntos, a ocho del tercer clasificado, el Unicaja Costa de Almería, y con dos partidos menos, y tres puntos por encima del Conectabalear Manacor, con un partido menos. Mientras que Río Duero Soria está situado en la novena posición, a un punto de Arenal Emevé y con un partido menos. En caso de ganar o forzar el quinto set adelantaría al conjunto gallego y entraría en la Copa del Rey.

Abel Bernal, Gaby Del Carmen, Dani Ruiz y Juanmi González viajan con el equipo

Juanmi: “Muscularmente me ha pasado factura la semana de fiebre y fuertes síntomas”

La plantilla del Urbia U Energia muestra su preocupación por cómo pueda estar físicamente el equipo en esta vuelta a la competición, aunque lo que no falta son la ilusión y las ganas de volver a jugar, dar el máximo en cada punto y demostrar el hambre de recuperar las mejores sensaciones cuanto antes. Aún así, son conscientes de la delicadeza y dificultad de una situación que encaran con el objetivo de normalizar y recuperarse lo más rápido posible.

Juanmi González es uno de los jugadores que dio positivo y tuvo que quedarse en casa más tiempo hasta que se recuperase y las pruebas diesen negativo. El receptor explica que, físicamente, se encuentra “extraño” y que “ha sido una semana muy dura de fiebre y síntomas bastante fuertes, y una segunda semana en la que muscularmente me ha pasado factura la primera semana. Trabajaba en la habitación, pero sufría mucho de calambres musculares, me daban décimas de fiebre por los dolores musculares que tenía y también creo que en parte era por el hecho de no moverme mucho”, aunque asegura que “lo retomo con ganas de ver en qué momento estoy y trabajar a partir de ahí para poder volver a los partidos lo mejor posible”. De cara al partido frente a Río Duero Soria afirma que “viajaremos a Soria, miraremos cómos estamos e intentaremos hacerlo lo mejor posible. Partimos de estar dos semanas sin tocar la pelota e intentaremos hacer lo máximo posible y arañar puntos ahí”.

Dani Ruiz, quien también pasó el virus, asegura que físicamente se encuentra bien y que “llevo una semana sin ningún tipo de síntoma”. Respecto a la situación deportiva afirma que “es una situación muy complicada para todos. Tanto yo como el resto de compañeros lo hemos tenido que pasar, pero estamos con muchas ganas de volver y seguir adelante. Esperamos hacer buenos partidos y acabar el año lo mejor posible”. El capitán del equipo, Perini, coincide con el resto de compañeros asumiendo que “es una situación muy complicada, pero la salud es lo primero”. El colocador del Urbia U Energia ejerció de lo que es, un líder, y afirmó que “ahora mismo los que dimos negativo tenemos que dar un poco más que los otros y ayudarlos porque tenemos más energía y estamos más preparados. El voleibol es un deporte colectivo y en estos momentos es donde se prueba la realidad de cuánto estamos unidos y cuánto somos un equipo, ahora es el momento de demostrarlo”.

Marcos Dreyer ve la situación como un reto del equipo en el que la máxima preocupación es, asegura, “que se recuperen y no tener ninguna lesión. Hasta el mismo resultado sigue en segundo plano, aunque cuando empecemos a competir todos queramos ganar”. El técnico brasileño espera que “en el momento que pite el árbitro nos sobrepongamos a todo esto con las ganas que tenemos de competir y las ganas que tenían de salir de esta situación”, aunque afirma que “el problema más grande que tenemos es que los nacionales que tengo que meter en pista son los que han tenido problemas, entonces vamos a tener que hacer algunos cambios estratégicos para esto, que más o menos lo tengo estudiado”.

 

 

Comentarios cerrados