El regreso de Blanca Gil: ficha por el Mallorca Waterpolo para jugar la fase de ascenso a Primera División

26 abril 2021 | Por Juanjo Machado | Categoria: Natación, Otros Deportes

La que fuera mejor jugadora del mundo de waterpolo en tres ocasiones vuelve a la competición seis años después de retirarse y tras reaparecer varios partidos en Grecia en 2018. Ficha por el Waterpolo Mallorca Club para jugar la fase de ascenso a Primera División que se disputará a finales de mayo. Jugará con el equipo el último partido de la fase regular este domingo 2 de mayo.

Blanca Gil vuelve a tirarse a la piscina. La que fuera nombrada tres veces mejor jugadora del mundo y referencia del waterpolo español regresa a la competición seis años después de su retirada oficial tras cerrar su fichaje con el Mallorca Waterpolo Club para disputar la fase de ascenso a la Primera División a finales de mayo. Será su segunda reaparición tras jugar varios partidos en Grecia en 2018 con la ambición de volver a competir durante un período más amplio de tiempo. De momento, Blanca Gil y el Waterpolo Mallorca Club, equipo de la Fundació Palma Futsal, han cerrado el acuerdo para jugar el playoff y con la intención de plantear que la ex

internacional siga jugando más allá de la fase de ascenso. El acuerdo se ha cerrado con la colaboración del Palma Futsal, que ha hecho posible que se cerrase este vínculo tras conocer el deseo de Blanca Gil de volver a competir y aprovechar la unión con el Mallorca Waterpolo Club a través de la Fundació Palma Futsal. Blanca Gil ya entrena con el equipo palmesano y jugará este domingo el último partido de la fase regular que el Mallorca Waterpolo jugará en la piscina de la Universitat de les Illes Balears.

Blanca Gil es una de las mejoras jugadoras de waterpolo de la historia de España y líder de una generación de jugadoras que situó el waterpolo nacional en el escaparate de los éxitos conseguidos a lo largo de los últimos años. Fue nombrada la mejor jugadora del mundo en tres ocasiones (2005, 2007 y 2008) y consiguió ser la máxima goleadora europea en dos temporadas consecutivas (2007 y 2008) siendo la estrella de la mejor liga del mundo de waterpolo, la italiana, en la que desarrolló la mayor parte de su carrera profesional. Logró dos títulos de Euroliga con el Catania y fue subcampeona de Europa con España en 2008 en una selección que sembró la semilla de los éxitos que llegaron después y en la que destacó junto a jugadoras como Jennifer Pareja. Blanca Gil se retiró en 2015 con 31 años aunque reapareció hace tres para jugar la Copa de Grecia en la que fue su última experiencia. Desde que se retiró de la alta competición, Blanca Gil vive en Mallorca y se ha especializado en la nutrición deportiva ayudando a deportistas profesionales y olímpicos. El pasado mes de febrero se incorporó al Palma Futsal para encargarse de la nutrición de los jugadores y desde entonces colabora con el club en esa faceta y supervisa todos los aspectos referentes a la nutrición de los deportistas. Ahora compaginará esa función y su trabajo con los entrenamientos y volver a competir.

Blanca Gil: “Siento una felicidad extrema”

Blanca Gil no puede contener su alegría al volver a jugar y competir al deporte que más le gusta. La waterpolista española asegura que “siento una felicidad extrema porque es como si volviera a empezar a jugar a waterpolo”. Blanca, vuelve a las piscinas tras su tímido regreso en 2018 cuando jugó la Copa helena, aunque hace muchos años que no se sumerge en la dinámica de un club y afirma que “ahora mismo llevo cinco años parada, pero me he cuidado mucho, tengo una fuerza genética muy buena y me he sorprendido de la condición física en la que estoy. Estoy súper contenta. Evidentemente no tengo el mismo peso que antes, estoy mucho más ligera, pero sí que puedo aportar muchísimo”. La jugadora, además, en sus primeros entrenamientos con el equipo se siente muy bien y con unas sensaciones muy positivas: “No tengo ninguna dificultad. A nivel físico enseguida me he encontrado muy bien, de una manera progresiva, me estoy preparando con el equipo e individualmente cuando puedo porque ya tengo compromisos a nivel familiar con hijos y trabajo, pero de momento todo es positivo”, declara la waterpolista.

Blanca Gil es una jugadora muy reconocida a nivel nacional e internacional en el mundo del waterpolo, es por ello por lo que su incorporación al Waterpolo Mallorca, asegura, “fue muy casual” y explica que terminó recalando en el club mallorquín porque “tenía una excompañera de selección que quería llevarme a Tenerife a jugar y le dije que por qué no. Pero sabiendo que estaba la Fundació y que el Palma Futsal apoyaba al Waterpolo Mallorca cómo no voy a ayudar a este club”. El Waterpolo Mallorca en unas semanas afrontará unos playoffs decisivos para intentar subir a Primera y la ambición de Blanca no le deja pensar en otra cosa: “No tengo ninguna otra idea que subir a Primera. De cara al futuro mi objetivo es poder afrontar el año que viene en la máxima categoría nacional del waterpolo español”, asegura la jugadora. De esta manera, deja la puerta abierta a que esta reaparición en las piscinas no sea espontánea y se la pueda ver jugando el próximo año, ya que afirma que “me gustaría volver a las andadas y, por qué no, seguir compitiendo pero más seguido. Si puedo hasta que el cuerpo aguante. Estoy mirando paso a paso, el presente, para disfrutar el aquí y el ahora, pero sí que me gustaría dar continuidad”.

Juan Carlos Gregorio, presidente del Waterpolo Mallorca, ve en Blanca la jugadora clave para conseguir un ascenso que lleva varios años resistiéndose al club mallorquín: “La incorporación de Blanca es un salto de calidad en el equipo impresionante. Si llevábamos una línea ascendente con el equipo con el que llevamos varios años luchando para subir a categoría nacional, creo que puede ser el toque definitivo, lo que nos puede dar la diferencia”, asegura el presidente. Juan Carlos, además, cree que la experiencia que puede aportar Blanca al equipo es crucial para desequilibrar los partidos que, normalmente, se le escapan al equipo y afirma que “nos puede aportar muchísimo en cuanto a la experiencia, a saber estar, el nivel que tiene es espectacular…llevaba unos cuantos años retirada pero es verla jugar otra vez y ves que todavía sigue siendo una crack. En los momentos difíciles que se pueden dar en un campeonato donde hace falta pasar el balón a una jugadora que sepa defenderlo, chutar cuando es el momento…yo creo que puede ser lo que marque el subir o no subir a nacional”.

Por su parte, David Garau, entrenador del equipo femenino del Waterpolo Mallorca, cree que la incorporación de Blanca a su equipo “significa un antes y un después en la sección femenina del Waterpolo Mallorca”, ya que, asegura, “llevamos bastante tiempo buscando un ascenso que se ha resistido los últimos cuatro o cinco años y la llegada de Blanca, con su nivel y lo que ha sido dentro del waterpolo, para nosotras es un salto de calidad increíble”. El técnico ve claramente que con Blanca en el equipo “las opciones de ascender suben muchísimo”, apunta que “es verdad que tienes que jugar el partido y ganártelo”, aunque la presencia de una de las mejores jugadoras españolas de la historia de este deporte puede hacer decantar la balanza: “Tener a Blanca es un punto a favor enorme”, afirma.