Tocando el cielo en un partido de prebenjamines.

13 febrero 2011 | Por Redacci√≥n | Categoria: F√ļtbol, F√ļtbol Sala
no al insulto

El pasado viernes (11 de febrero), en un partido de prebenjamines de la liga provincial de M√°laga,¬†viv√≠ una de las experiencias m√°s bonitas de mi carrera como √°rbitro de f√ļtbol. ¬† Se enfrentaban el Juventud de Torremolinos y el C.D. Puerto Malague√Īo. A falta de cinco minutos para el final, el equipo local venc√≠a por uno a cero. Con el bal√≥n claramente controlado por este en el borde de su √°rea penal, me percat√© de que uno de los jovenc√≠simos jugadores visitantes se hallaba en el suelo y detuve el juego, que, l√≥gicamente, deb√≠a ser reanudado con un bal√≥n a tierra (bote neutral). ¬† Ante esta situaci√≥n, el entrenador visitante indic√≥ a sus jugadores que lanzasen la pelota fuera por la l√≠nea de meta para que sacase el Torremolinos. Sin embargo, un jugador del Puerto, obviamente sin maldad, lanz√≥ a porter√≠a y marc√≥ el gol del empate. Todos los adultos cruz√°bamos miradas de incredulidad, pero el gol, claro est√°, era legal. ¬† R√°pidamente, el entrenador del Puerto orden√≥ a sus jugadores que se dejasen marcar un gol. Los ni√Īos no lo entend√≠an muy bien, pero lo acataron. Bueno, todos menos el portero, que evit√≥ el tanto. En la siguiente interrupci√≥n, el entrenador¬† visitante solicit√≥ acceder al terreno de juego para hablar con sus jugadores y explicarles lo que estaba ocurriendo. Lo mismo quer√≠a hacer el local. Yo, dadas las especiales circunstancias generadas, se lo permit√≠ a ambos. Tras ello, esta vez s√≠, el Torremolinos marc√≥ el que ser√≠a, a la postre, el √ļltimo gol del partido, que, por tanto, finalizaba con victoria local por dos a uno. ¬† Tras acabar el choque, me abrac√© con ambos entrenadores (el comportamiento del local tambi√©n hab√≠a sido ejemplar, manteniendo la calma y las formas en todo momento). Me sent√≠ feliz por lo que hab√≠a vivido y les di las gracias. ¬† Fue una emotiva experiencia para todos, especialmente para los ni√Īos que jugaban y los que ve√≠an el partido en las gradas. Si todav√≠a en aquel momento no entend√≠an bien los detalles de lo sucedido, sus entrenadores ahondar√≠an todo lo necesario¬†despu√©s en el asunto. Lo que no admite duda es que ser√° positivo en su crecimiento como deportistas y como personas. ¬† Quiz√° ellos no lo sepan, pero tocaron el cielo en aquel partido. Y al cielo nos condujeron a todos los que all√≠ est√°bamos. L√°stima que, como contrapunto, tengan que escuchar a sus √≠dolos (tras, por ejemplo, ganar un partido anotando voluntariamente un gol con la mano o marcando un penalti fruto del fingimiento y el enga√Īo al √°rbitro) decir que lo fundamental son los tres puntos, sin importar la forma de lograrlos. Se equivocan los jugadores profesionales que afirman eso, pues el fin no justifica los medios, sino que, como dec√≠a Gandhi, los medios son el fin. ¬† Lo m√°s importante no es vencer al rival, sino superarse a uno mismo. La verdadera victoria es tocar el cielo de los valores que dan sentido a la vida. Visto as√≠ (y, a mi juicio, es la √ļnica forma de verlo), el pasado viernes por la tarde vencieron ambos equipos de prebenjamines. Es m√°s, vencimos todos. Porque todos tocamos el cielo de los valores, que es de lo que se trata en el deporte y en la vida. ¬† ¬† √Āngel Andr√©s Jim√©nez Bonillo, √°rbitro de f√ļtbol y Presidente de la Asociaci√≥n Deporte Sin Insultos.

Recuerda si eres entrenador, jugador, directivo de un club o de una federación, o estás relacionado de alguna forma con este maravilloso deporte y te gusta escribir y compartir las novedades y noticias de vuestra actividad deportiva, aquí puedes hacerlo gratuitamente y llegar a toda la comunidad.
deportebalear@gmail.com