Un velero de altos vuelos

19 agosto 2023 | Por Redacci贸n | Categoria: N谩utica, Otros Deportes, Vela

禄 El Tuiga fue botado en 1909 para competir con el Hispania de Alfonso XIII. Fotograf铆as: Nico Mart铆nez

El Marqu茅s de Medinaceli encarg贸 el Tuiga para competir con el velero de Alfonso XIII en la primera d茅cada del siglo XX y el barco acab贸 enamorando al pr铆ncipe Alberto de M贸naco casi cien a帽os despu茅s

El Tuiga es uno de los cuatro supervivientes de la que se consider贸 como la primera Formula Uno de la vela. Solo Tuiga, Mariska, Hispania y Lady Anne sobreviven de la clase 15 Metros F贸rmula Internacional (15M FI) que lleg贸 a sumar 20 unidades. En esta edici贸n de la Regata Illes Balears Cl脿ssics, que organiza el Club de Mar Mallorca, se reencontrar谩n en competici贸n dos de ellos: Tuiga y Mariska, que navegar谩n aparte en el grupo de Big Boats junto al Hallowe鈥檈n.

La 15M fue una idea que surgi贸 en una reuni贸n en Par铆s de la International Yacht Racing Union en 1907 con el objetivo de que barcos no id茅nticos pudieran competir en igualdad de condiciones. Los cuatro supervivientes superan el siglo de vida holgadamente y acumulan en sus cuadernas historias de personajes hist贸ricos y glamour por un lado, pero tambi茅n de milagrosa supervivencia por otro.

El Tuiga fue un encargo del Marqu茅s de Medinaceli, Luis Fern谩ndez de C贸rdoba y Salabert. Su idea era competir con otro 15M, el ilustre Hispania del Rey Alfonso XIII, botado en 1909 con un dise帽o de William Fife III pero construido en los guipuzcoanos astilleros Karpard, con 30 metros de eslora.

El Marqu茅s de Medinaceli quer铆a batirse en las regatas con el barco del Rey y con ese fin encarg贸 tambi茅n a William Fife un barco algo m谩s peque帽o (28,7 metros) que fuera pr谩cticamente el gemelo del Hispania. En esta ocasi贸n el barco s铆 se construy贸 en los astilleros de Fife en Escocia. Su casco contaba con un entarimado de caoba con remaches de bronce sobre un armaz贸n de acero. Una aut茅ntica bestia concebida para la velocidad. En los primeros duelos entre Hispania y Tuiga sali贸 siempre victorioso el yate real, fuera por superioridad t茅cnica o por deferencia social.

Tras tres a帽os de gloria, la tecnolog铆a tambi茅n a principios del siglo XX evolucionaba con rapidez aunque a distinto ritmo y en 1912 entr贸 en la competici贸n de los 15M el Istria, un dise帽o de Charles Ernest Nicholson que preconfigur贸 el que se asentar铆a como aparejo Marconi o Bermudian de velas triangulares. Adem谩s contaba con un casco de listones de pino mucho m谩s ligero que el de sus rivales. El Istria releg贸 a puestos secundarios al Hispania y al Tuiga.

El estallido de la Primera Guerra Mundial estableci贸 en la neutral Dinamarca la tremenda competitividad de las regatas internacionales de la clase 15M y all铆 llegaron tanto Tuiga como Hispania. El primero pas贸 a llamarse Betty IV bajo la propiedad de un armador sueco. Sin embargo, en 1917 lleg贸 el declive para estos preciosos barcos de competici贸n y cada uno comenz贸 su particular aventura m谩s o menos afortunada seg煤n el caso.

No fue en principio la peor suerte la del Tuiga pues tras ser rebautizado como Dorina o Kissmet lleg贸 a ganar 26 a帽os despu茅s de su botadura una de las grandes: la Fastnet Race de 1935, lo que probaba que su esencia segu铆a impert茅rrita.

El barco navegando ayer en la Bah铆a de Palma en la Illes Balears Cl脿ssics.

Un a帽o despu茅s, en 1936, el barco pas贸 a manos de la familia Douglas, que lo mim贸 durante m谩s de tres d茅cadas y le rindi贸 al signo de los tiempos instal谩ndole su primer motor. En 1970 se incorpor贸 a la actividad de ch谩rter y se le instal贸 un m谩stil de aluminio y ah铆 empez贸 su declive que se prolong贸 durante dos d茅cadas.

Afortunadamente, el Tuiga, ya con su nombre original recuperado, se encontr贸 con sus salvadores en 1989. Tres enamorados de la vela cl谩sica: Albert Obrist, William Collier y Duncan Walker removieron cielo y tierra para recuperar el dise帽o original de Fife, olvidado entonces en el cobertizo de un jard铆n, y sometieron el velero a una delicada restauraci贸n de cuatro a帽os que recuper贸 el esplendor original del magn铆fico barco. El rejuvenecido Tuiga volvi贸 a competir con barcos cl谩sicos y volvi贸 a ganar gracias a su perseverante esfuerzo.

No es extra帽o que llamara la atenci贸n de los responsables del Yacht Club de M贸naco que justo por entonces buscaban un barco insignia para la entidad. Probablemente pes贸 en la decisi贸n el amor confeso del m铆tico navegante Eric Tabarly por este barco, al que considera el m谩s bonito de los Fife, pero el caso es que el pr铆ncipe Alberto de M贸naco no tard贸 en autorizar la compra del Tuiga.

Desde entonces, el velero que cumpli贸 en 2009 su primer siglo de vida, se ha mantenido como una de las referencias de la vela cl谩sica internacional y este a帽o podemos disfrutar de nuevo de su silueta surcando las aguas de la Bah铆a de Palma. 

La tripulaci贸n del Tuiga, que compite por el Yacht Club de M贸naco.

 

 

Recuerda si eres entrenador, jugador, directivo de un club o de una federaci贸n, o est谩s relacionado de alguna forma con este maravilloso deporte y te gusta escribir y compartir las novedades y noticias de vuestra actividad deportiva, aqu铆 puedes hacerlo gratuitamente y llegar a toda la comunidad.
deportebalear@gmail.com